La banca por móvil: el futuro indiscutible

Dentro de esa revolución de la banca digital, el smartphone jugará un papel determinante sobre todo en España

La última crisis financiera, de la que todavía no hemos salido del todo, cambió buena parte del sistema financiero mundial, los motivos de esta crisis se pueden resumir básicamente en 3, la inversión inmobiliaria, un excesivo endeudamiento y la creación de productos tóxicos.  Esta crisis como hemos dicho antes ya quedó atrás y salvo algún último coletazo la podemos dar por concluida, pero…. ¿Qué hay de la próxima?  Según los expertos la siguiente crisis en el sector bancario será propiciada por “el avance y la adaptación a la banca digital y como influirán los tipos de interés negativos en las ya maltrechas cuentas de resultados de los bancos”, o al menos esto es lo que opina Rodrigo García de la Cruz, del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). Como ya anticipó Darwin hace ya unos cuantos años en su famosa teoría darwiniana de la evolución, “morirán los que no se adapten”. Dentro de esa revolución de la banca digital, la telefonía móvil jugará un papel muy importante, especialmente en España ya que es uno de los países donde más Smartphone hay, que serán clave para aplicar la tecnología compleja que exigen los bancos.

Numero de usuarios que usan banca móvil en el mundo

Numero de usuarios que usan banca móvil en el mundo (fuente: elpais.es)

Las entidades financieras saben que el teléfono móvil es el electrodoméstico favorito de los ciudadanos españoles y de la mayor parte del mundo. Según la consultora KPMG, en el año 2019 casi 2.000 millones de personas se relacionarán con su banco a través del móvil, lo cual supone un cuarto de la población del mundo.

Nuestro país lidera el ranking en el uso financiero del móvil en Europa, como también ha quedado refrendado después de que la multinacional Samsung haya elegido a España como primer país europeo para establecer el servicio de pago móvil con su aplicación “Samsung Pay” tras alcanzar un acuerdo con distintas entidades financieras.

La empresa coreana, al igual que hizo anteriormente Vodafone, apuesta por el pago con tarjeta, crédito o débito contactless a través del Smartphone, lo que abre el camino para reducir el dinero en efectivo.

Con la llegada de este nuevo escenario, los bancos empiezan a estar más que preocupados y se sienten amenazados por casi cualquiera: las compañías telefónicas, los grandes de la tecnología (Google, Apple, Amazon y Facebook), los medios de pago y las pequeñas firmas de tecnología financiera, más conocidas como fintech.

Es muy difícil no apostar por estos cambios: el móvil no solo sirve para pagar, eso ya es casi cosa del pasado, ahora el teléfono se utiliza para consultar la cartera de inversiones, hacer una transferencia, vender acciones, ver los movimientos de la tarjeta de crédito, contactar con el asesor personal… prácticamente todo lo que se puede hacer en una oficina, donde por otro lado, cada vez acuden menos clientes por lo que es de esperar que se seguirá con el ajuste de cierre de sucursales.

La banca, en su nueva estrategia, quiere usar la oficina para asesorar y fidelizar al cliente, ventaja competitiva frente a los competidores tecnológicos, a la vez que utiliza la banca móvil y online para dar un servicio acorde a las demandas de sus clientes, cada vez más digitales y usuarios de las nuevas tecnologías.  El problema de esta doble estrategia es, como casi siempre, la enorme inversión que se necesita y que hasta la fecha no se va a rentabilizar a corto plazo.

Numero de transacciones realizadas desde el móvil

Numero de transacciones realizadas desde el móvil

En esta carrera por liderar la tecnología móvil, BBVA, CaixaBank y Bankinter parece que llevan la delantera. Otros participantes como ING, han sacado sistemas como Twyp (del que ya escribimos hace unos meses), que permite realizar transferencias de dinero entre móviles de cualquier banco con solo saber su número. Según la entidad holandesa, el 15% de los usuarios solo acceden a sus cuentas a través del teléfono móvil.

Según la empresa de servicios financieros Mastercard, se calcula que en el año 2018 más del 50% de los pagos se harán con el móvil y para el 2020 será el método más utilizado para pagar.

Un estudio de Capgemini y Efma desvela que el 70% de los españoles utiliza servicios o productos de empresas fintech, muchos de ellos relacionados con el móvil, una media superior a la de los consumidores en el mundo que se sitúa en el 63%. Lo que más valoran los usuarios es la facilidad en su uso y la seguridad en las transacciones. El banco o empresa que mejor se adapte a estas premisas será el que liderará la próxima revolución de la banca.

Fuente: El País.
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *